Camaná y la adaptación y mitigación del cambio climático

Por: Betty Ruelas
Asociación Civil Labor

Cada vez más se va reconociendo el efecto del cambio climático en el mundo y de manera especial en las zonas costeras, siendo necesario afrontar sus efectos inmediatos y prepararnos, porque ellos se incrementarán en los próximos años. En ese sentido, el proyecto ADMICCO implementado por Asociación Civil Labor se ha propuesto contribuir a mejorar las capacidades de los actores locales para mitigar las causas y adaptarse al cambio climático, suscribiendo un convenio con la municipalidad de Camaná, para la ejecución de actividades conjuntas, como la aplicación de un Programa de Desarrollo de Capacidades dirigido a autoridades, funcionarios y técnicos de instituciones públicas.

Además, se ha iniciado el desarrollo de un diagnóstico socio-ambiental de la provincia, está  en proceso la elaboración de una plataforma normativa para el ámbito del proyecto, a lo que se sumará una evaluación de vulnerabilidad y alternativas de mitigación y adaptación al cambio climático, procesados todos ellos con los representantes de las instituciones públicas y privadas y de las principales organizaciones sociales vinculados a la problemática.

Una labor importante planteada desde el proyecto es el impulso y/o participación en espacios de articulación de la sociedad civil del nivel local respecto a la temática del cambio climático, en la búsqueda de articularlos con espacios nacionales, de manera que juntos puedan incidir para que el Estado mejore y aplique políticas que favorezcan la adaptación frente al cambio climático.

Entre las medidas de mitigación cumplen un rol importante la conservación de áreas naturales que brindan servicios ambientales a las ciudades y que se encuentran protegidas por normas nacionales y ordenanzas municipales, por ello el proyecto impulsa la reforestación de las lomas de Tacahuay en Ite y la actualización de los planes de gestión del Santuario Nacional de las Lagunas de Mejía en Islay. En la ciudad de Camaná en coordinación con la municipalidad se contribuye en el proceso de arborización de la ciudad, mediante campañas como “adopta un arbolito”.

Pero principalmente el proyecto se orienta a que los actores locales reconozcan las ventajas que ofrece Camaná como ciudad costera y su vulnerabilidad frente al cambio climático, siendo la Comisión Ambiental Municipal-CAM el ente principal a cargo de ésta función, de allí la importancia de que desarrolle sus capacidades y potencie su accionar, mientras fortalece grupos de sociedad civil en su acción frente al cambio climático al nivel local, articulándolos a redes nacionales.