Reactivando comisiones ambientales municipales en la costa central del Perú con participación de la Sociedad Civil organizada

La provincia de Huaral cuenta con una Comisión Ambiental Municipal (CAM1) instalada oficialmente con ordenanza municipal desde el año 2008. Pasado un año y superando algunas dificultades, la CAM logró elaborar los principales instrumentos de Gestión Ambiental de la provincia. Sin embargo, como ocurre en otras ciudades donde la institucionalidad ambiental es débil, estos instrumentos no fueron utilizados ni implementados, debido principalmente a la limitada voluntad política y a limitaciones en términos de capacidades técnicas para su implementación. Al final, dichos instrumentos quedaron archivados en los estantes de la municipalidad como documentos que se hicieron para cumplir formalmente con alguna norma.

Observando esa situación, ADMICCO inició un proceso de sensibilización a la sociedad civil y a la autoridad local (alcalde) sobre la necesidad de volver a reactivar la CAM como espacio de articulación de actores locales para la definición de políticas ambientales locales, enfatizando en la importancia de dinamizar genuinamente este espacio de coordinación e incorporar en los instrumentos de gestión ambiental aspectos específicos relacionados a la gestión de riesgos asociados al cambio climático. Es así que desde el año 2012 se desarrollaron una serie de actividades coordinadas ente la municipalidad provincial de Huaral, la sociedad civil y CooperAcción ADMICCO para ese propósito.

El interés inicial de la autoridad local fue importante. Aprovechando ese interés ADMICCO desarrolló un taller regional con la Dirección General de Políticas, Normas e Instrumentos de Gestión Ambiental (DGPNIGA) del Ministerio del Ambiente, ente rector en políticas ambientales en el Perú. La participación de funcionarios municipales, regionales y especialistas fue importante. Participaron funcionarios representantes de las municipalidades provinciales de Huaral, Huaura y también Barranca, pero también de municipalidades distritales como Chancay, Aucallama, Vegueta, Pativilca, Paccho, Santa María, Huaura, Caleta de Carquín. Asimismo, representantes de instituciones como IMARPE, la Universidad José Faustino Sanchez Carrión, Capitanías de Puerto. El resultado de este taller llevado a cabo en mayo del 2013 fue la suscripción de un acta de compromiso por parte de los gobiernos locales y la DGPNIGA con el propósito de reactivar sus CAM o instalarlas en el caso que no las tuvieran.

Siendo un avance importante, la situación de ingobernabilidad ins-talada en Huaral –debido a la vacancia del alcalde en sus funciones–, distrajo la atención lograda, trastocando la agenda y mermando la voluntad política necesaria para poder resolver ejecutivamente tal reactivación.  Ante esa situación ADMICCO optó por fortalecer el núcleo de sociedad civil articulado en torno a la CAM, a partir de estrategias de sensibilización, capacitación y fortalecimiento organizacional.

Hacia esta primer semestre del año, hemos logrado constituir los Grupos Técnicos de Gestión de Riesgo y Cambio Climático en ambas provincias, que constituyen espacios de discusión sobre aspectos relacionados al cambio climático en ambas cuencas. Además estos grupos son el soporte de las CAM en ambas provincias. Hasta el momento el avance es importante por cuanto se ha logrado reactivar la CAM en Huacho y el mismo propósito se persigue en Huaral.

El aporte del Grupo técnico de Huaral ha sido cualitativamente importante en el proceso de actualización del Plan de Desarrollo Concertado de la provincia. En un taller de análisis del PDC desarrollado recientemente en los primeros días de marzo, se hicieron propuestas consensuadas con enfoque de gestión de riesgos y cambio climático, proponiendo ajustes a la visión, los ejes de desarrollo y propuestas de proyectos, siendo una de las ideas fuerza promover infraestructura y viviendas resilientes, considerando el alto grado de vulnerabilidad de la población andina por deslizamientos, huaycos y otros eventos extremos.

ADMICCO continuará dando el soporte a ambos grupos y a las CAM, buscando además articularlos al Grupo Perú COP20, plataforma de la sociedad civil que se prepara con mucha anticipación en Perú para participar propositivamente en la COP20 a desarrollarse en Lima en diciembre próximo.